Filtrar por
Filtrar y ordenar
Pieles sensibles
Filtrar y ordenar

Hay 354 productos.

Mostrando 1-12 de 354 artículo(s)
Mostrando 1-12 de 354 artículo(s)

Variedad de productos indicados para pieles sensibles o delicadas al mejor precio.

¿Qué es la piel atópica?

La piel atópica es un tipo de piel muy seca que se caracteriza por estar frecuentemente irritada, escamosa y con picor. Esta condición de la piel, también denominada como dermatitis atópica, es cada vez más frecuente entre la sociedad. De hecho, en los últimos 30 años casi se puede decir que los casos se han triplicado y que sus síntomas son la principal razón por la que hoy día se acude al dermatólogo. Este tipo de problema de la piel se visualiza en forma de xerosis cutánea y por manchas rojizas que suelen estar cubiertas por pequeñas vesículas que provocan un picor severo y muy molesto. Se trata de una enfermedad crónica que evoluciona por brotes de eczema, lo que puede afectar gravemente a la vida de una persona.

Es muy común que con el paso del tiempo la dermatitis atópica también pueda manifestarse en conjunción con otros problemas como el asma, la rinitis o la conjuntivitis alérgica. La presencia de este tipo de piel suele estar relacionada también con otras dificultades como el insomnio o superinfecciones provocadas por ciertas bacterias o virus que dan lugar a la formación de herpes. Generalmente la dermatitis atópica comienza entre los dos y tres meses de edad con la aparición de ciertas manchas rojas en mejillas o manos y, más tarde, en otras zonas como los codos o las rodillas. Suele afectar a personas que tienen antecedentes genéticos. Los bebés y los niños entre los 3 meses y los 5 años de edad son los más afectados.

¿Cuáles son las causas de la piel atópica?

Por lo general tiene sobre todo un antecedente genético. Es muy característica de los bebés y los niños entre los 3 meses y los primeros 5 años de edad. Casi en un 80% de los casos los síntomas se manifiestan antes del primer año de vida. Pese a que la atopía es una característica que va asociada a las pieles secas o muy secas, tener una piel seca no es determinante de que se acabe desarrollando dicho problema cutáneo. La dermatitis atópica aparece debido sobre todo a condicionantes genéticos favorables. Se han hecho estudios que han demostrado que si alguno de los padres tiene la piel atópica hay un 30% de posibilidades de que el bebé la desarrolle.

Si, por el contrario, son ambos padres los que están afectados, la probabilidad asciende hasta el 70%. Lejos de los factores genéticos, la piel atópica también hace alusión a otros factores como, por ejemplo, un sistema inmunológico que esté fuera de control y trabaje de forma exagerada, dando lugar a una intensa inflamación. Esta realidad consigue además que la piel se vuelva mucho más permeable y permita la entrada de alérgenos y bacterias que causan reacciones inflamatorias. Además de los factores genéticos e inmunológicos otros como los ambientales, los alérgicos, alimenticios o incluso determinadas prendas de ropa pueden agravar el problema.

¿Cuáles son los síntomas de la piel atópica?

Los síntomas de la piel atópica son, por lo general, idénticos a los de cualquier tipo de dermatitis. La característica principal de la dermatitis de tipo atópica es la aparición del eczema. Los eczemas, aunque se pueden confundir o relacionar con otros problemas de la piel como la rosácea o la psoriasis, en realidad no existe relación alguna con ellas. Los eczemas son una característica fundamental de la dermatitis. Se trata de manchas rojizas en la piel que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y que están asociadas a un picor intenso. Puede aparecer como lesiones cutáneas descamativas o como vesículas con contenido seroso en el interior.

Las zonas más comunes son la cara, las manos, los codos, las rodillas, la cara interna de la muñeca o el cuero cabelludo, así como las piernas o los glúteos. Sobre todo en el caso de los más pequeños la piel se presenta muy seca y descamada, por lo que se desprende con mucha facilidad. En los adultos son mucho más comunes en zonas de la cara y el cuerpo. Tanto en uno como en otro caso estas erupciones inflamatorias vienen acompañadas de picores que, si no se cuidan mediante cremas y lociones específicas que hidraten y calmen la piel, pueden dar lugar a lesiones e infecciones importantes derivadas del rascado.

¿Cómo tratar las pieles atópicas?

Las pieles atópicas requieren de tratamientos específicos y de cuidados muy concretos. Lo principal y prioritario es entender que la dermatitis atópica es un problema que no se puede prevenir. Su desarrollo depende en la mayor parte de los casos de factores genéticos, es decir, se debe tener una predisposición genética por parte de los padres para que dicha enfermedad aparezca. De esta forma, lo único que queda es aprender a hacer todo lo posible por controlar sus brotes y combatir los factores que pueden agravar sus síntomas. Por lo general este trastorno disminuye por sí solo en la transición de niño a adulto, pero no desaparece por completo.

A pesar de ser un problema crónico e inevitable, sí que existen soluciones o remedios que pueden evitar, frenar o reducir los brotes. El primero de estos tratamientos es la hidratación constante y diaria de la piel por medio de cremas emolientes y aceites de ducha que ayuden a hidratar y nutrir la dermis en profundidad. Hay que tener en cuenta también una serie de consejos que pueden ser muy útiles. Un ejemplo es el agua de la ducha. En este aspecto todo dermatólogo recomienda que sean duchas de agua templada que no excedan los 10 minutos y en las que se empleen aceites de baño. Se debe limitar el jabón a las zonas de las axilas, los genitales y los pies.

  • Mantener una temperatura suave del entorno.
  • Evitar la sudoración excesiva en los meses de más calor.
  • No usar prendas de nylon o lana.
  • Lavar la ropa nueva.
  • Limitar el uso de detergentes en el lavado de la ropa.
  • No frotar la piel con la toalla al secarse después del baño.
  • Llevar una dieta equilibrada y evitar los frutos secos, los lácteos, la cafeína y la teína.
  • Cortar las uñas de los niños para evitar que se dañen la piel al rascarse.
соматотропин цена

купить анаболические стероиды в украине

anabol kaufen